Ética de Ananda Marga
Los diez principios éticos del yoga

Los diez principios éticos —yama y niyama— que se detallan a continuación, son universales y pueden ser seguidos por todas las personas, en cualquier época y lugar. Estos principios constituyen los pilares de la conducta humana y la base fundamental del estilo de vida de un practicante de yoga.

Los primeros cinco principios —yama— regulan la vida de relación con otras personas, por lo que se los suele clasificar como ética social. Los cinco restantes —niyama— se refieren más específicamente a la conducta privada y se los conoce como ética individual. Una vez comprendidas y aceptadas, estas normas son una referencia clara y precisa en el momento de decidir sobre nuestras acciones.

El objetivo de ajustar la conducta a ciertas normas es establecer un control efectivo sobre nuestra mente y conservarla en un estado más sereno y espiritual. Las personas que no pueden regular su conducta sufren todo tipo de desequilibrios y generan conflictos en su entorno social.

Yama, ética social
1) No dañe conscientemente a ningún ser –Ahimsa–.

No dañe con el pensamiento, ni con la palabra ni con la acción. Solamente se justifica el uso de la fuerza para la autodefensa y para proteger a las personas indefensas o en peligro, sin intención de hacer daño, sino para evitarlo. Este principio incluye el cuidado y el buen trato hacia uno mismo, tanto física como mental y emocionalmente.

2) Respete la verdad –Satya–.

Pero no la exprese impulsivamente; hágalo de manera amable y en las circunstancias y el momento apropiados. Tenga siempre en cuenta el bienestar del prójimo y use la palabra en forma benevolente.

3) No tome lo que no le pertenece –Asteya–.

Y tampoco sea un obstáculo para que cada uno tenga lo que justamente le corresponde. El solo pensamiento en apropiarse de lo ajeno es un factor de desequilibrio mental, además del daño que produce a otras personas.

4) No acumule bienes materiales innecesarios –Aparigraha–.

El exceso de objetos materiales perturbará su mente y consumirá gran parte de su tiempo. Viva de manera digna y sencilla, de acuerdo con su realidad social. Recuerde que lo que unos tienes de más, otros tienen de menos.

5) Vea a la conciencia infinita en todo –Brahmacarya–.

Cultive una visión espiritual del mundo. Trate a todo y a todos como expresiones particulares de una única Conciencia Universal, no como simples formas materiales.

Niyama, ética individual
6) Mantenga la pureza y la higiene de la mente y el cuerpo –Shaoca–.

Conserve limpio su cuerpo, su ropa y su entorno. La limpieza mental se logra mediante el servicio a otros seres, combatiendo el egoísmo y los pensamientos destructivos. Cultive sentimientos altruistas y benevolentes. Mantenga bajo control sus impulsos e instintos, para que no destruyan la pureza de su mente.

7) Conserve la serenidad mental –Santosa–.

Acepte serenamente y agradezca lo que tiene. La vida de todos los seres tiene aspectos agradables y desagradables. Aceptar y agradecer lo que a cada uno le toca vivir es uno de los pilares de la felicidad interior y de la salud física y mental.

8) Sirva a otros con su propio esfuerzo y sacrificio –Tapah–.

Dar solo lo que nos sobra no nos hace crecer, ni mental ni espiritualmente. Dé algo importante de usted mismo, que es la mejor manera de recibir. Agradezca la posibilidad de servir a otros seres, tratándolos como expresiones individuales de la Conciencia Universal.

9) Dedique tiempo diariamente a comprender temas espirituales –Svadyaya–.

Mediante la lectura y el estudio habitúe su mente a reflexionar sobre temas existenciales y espirituales, quitándola durante un tiempo de los asuntos materiales cotidianos. Trabaje diariamente para desarrollar su comprensión profunda sobre estos temas. Obsérvese permanentemente para conocer y entender sus propias características y modificar su conducta de manera positiva.

10) Establezca su mente en una ideación cósmica –Iishvara Pranidhana–.

Aprenda a meditar y hágalo diariamante. Todos pertenecemos a un sistema universal, perfectamente equilibrado y en armonía; pero la mente se aparta a menudo de esa vibración cósmica, causando desequilibrio e infelicidad. Con la meditación sintonizará nuevamente su ritmo mental con el ritmo universal, recuperará la armonía psicoespiritual y podrá entrar en contacto directo con su conciencia. .

«La ética de Ananda Marga es sencilla y universal. Hay cinco principios de yama y cinco de niyama, cuyo propósito es regular la conducta externa e interna de los seres humanos, acorde a los ideales más elevados. En la filosofía occidental se considera que el cumplimiento de los principios éticos es el principal objetivo en la vida, pero la filosofía de Ananda Marga opina que la conducta ética es el primer paso hacia la vida superior. Niiti —o principio— no es la meta de la vida humana, sino el punto de partida del viaje de la existencia».

Shrii Shrii Anandamurti